¿Ha perdido credibilidad el Reinado Nacional del Turismo?

La linda ciudad de Girardot por años se ha caracterizado por tener gran afluencia turística, en las temporadas de vacaciones y en especial en el mes de octubre, mes en el que se realiza el reconocido y tradicional Reinado Nacional del Turismo, en el marco de los festivales que se celebran en conmemoración a la fecha en la que se fundó la “Ciudad de las Acacias”.

Así mismo, el Reinado Nacional del Turismo, certamen que lleva años realizándose en la ciudad, es una oportunidad para enriquecer culturalmente a los girardoteños, para crear y mantener una tradición folclórica y cultural, y sobre todo una oportunidad para ganar reconocimiento nacionalmente y crecer como ciudad turística, de manera que los establecimientos comerciales logren mejorar sus ventas recibiendo y atendiendo a viajeros de diferentes partes del país.

Ahora bien, si nos detenemos a comparar la popularidad del certamen y las festividades de la ciudad en la actualidad con algunos años atrás, nos encontramos con que poco a poco se ha perdido el auge de estos tradicionales festivales y la imagen de las calles de la ciudad inundadas de autos, el comercio colapsado y los hoteles copados se están quedando en el recuerdo.

Así pues, basta analizar el resultado y las opiniones de los reinados y festivales de años anteriores para caer en la cuenta de los errores que se están cometiendo. Para comenzar, si pensamos en la poca participación de los diferentes departamentos con sus candidatas al certamen del Reinado Nacional del Turismo, podemos decir que se atribuye a que en años anteriores la organización del reinado no ha sido la adecuada, y las demoras en la premiación, fallas en la atención de las candidatas y sus comparsas han hecho que se pierda credibilidad y seriedad en el concurso.

De igual manera, esta pérdida de credibilidad y gusto de los turistas por los festivales en la ciudad, está también muy relacionada a la falta seguridad y la poca presencia de las autoridades en los diferentes eventos para brindar y garantizar que transcurran de manera organizada y sin ningún tipo de vejamen que pueda poner en riesgo la vida de los asistentes.

Para finalizar cabe recalcar que este detrimento no solo se debe atribuir a las malas administraciones y malas organizaciones de los organismos encargados, sino que también se debe culpar en parte a la pérdida de interés de la ciudadanía, a su falta de amor y respeto por sus tradiciones culturales, por su gastronomía, sus danzas, han ido perdiendo su identidad y su sentido de pertenencia y si la situación no mejora los girardoteños podrán perder su identidad cultural.

Escrito por: Lizeth Villareal

¿Te gustó? Califícanos

Recomendados

¡Déjanos tus comentarios!